todas-notas-infantiles

23-04-2015

Estar embarazada - Alojar

Representa uno de los momentos más trascendentes en la vida de una mujer. Implica una sucesión de cambios vertiginosos a nivel físico, emocional y psicológico.

Estar embarazada - Alojar

Deseado, buscado o inesperado, el embarazo representa uno de los momentos más trascendentes en la vida de una mujer. Implica una sucesión de cambios vertiginosos a nivel físico, emocional y psicológico que  debe asimilar en tan sólo 9 meses, durante los cuales su cuerpo va modificándose continuamente para albergar a ese ser que la habita y la convoca en el pensar y el sentir constantemente.

Los primeros meses suelen vivenciarse con bastante ansiedad: sabemos que llevamos una vida en nuestro interior pero aún no hay indicio visible de ello. Esto se apacigua cuando la panza hace su aparición y  todos por fin se dan cuenta que estás embarazada. Además comienzan a sentirse los movimientos del bebé,  y poco a poco el mundo empieza a girar en torno a él. Es que cuando una mujer se  embaraza su cuerpo pasa por una de las más importantes transformaciones. Cambian también su imagen, su sentir y sus prioridades, porque el cambio concierne a  lo físico, lo psíquico y lo emocional. Representa para la mujer  un proceso de reconstrucción de la propia identidad. Vivenciarlo de modo conciente ayuda a transitar el embarazo armoniosa y placenteramente, y sienta las bases para lograr un desarrollo saludable del vínculo con el bebé.

El bebé en plena gestación concentra toda la atención de su mamá, quien parece abstraerse del mundo, no hace más que pensar en él constantemente, imaginar cómo será el momento del encuentro, nombrarlo, buscar el contacto acariciando la panza. Y aunque hoy muchas mujeres están tan comprometidas con su vida laboral que no logran esa conexión espontánea y naturalmente, es fundamental reconocer su importancia vital, porque el bebé es sensible tanto a los movimientos, a los sonidos y al medio que lo rodea, como a los cambios emocionales de su madre, que puede percibir a través del tono de su voz, de la velocidad del flujo sanguíneo y de la intensidad de sus movimientos.  Está alojado en su cuerpo y debe alojarse también en sus pensamientos y en su corazón. La comunicación mamá–bebé empieza  en la panza, porque  la vida intrauterina es pura conexión. 

Alojar & Crianza
Teléfono:(15) 4498-9700 / (15) 4475-8080
E-mail:info@alojarycriar.com.ar 

http://www.todoinfantil.com/alojarycriar

Sponsors

Nos acompañan