todas-notas-infantiles

28-03-2019

Nuevo Año Escolar.

Planificación y expectativas.

Nuevo Año Escolar.

Estamos en un momento del año muy particular, el impass escolar nos permite y nos obliga a rearmar rutinas, modos diferentes de encontrarnos en familia y con otros. En cada realidad familiar se despliegan ritmos y situaciones diferentes a aquellas que se suceden durante el resto del año.

Ese tiempo está próximo a terminar y el inicio de clases trae necesariamente aparejado movimientos que pueden resultar estresante para toda la familia. Dejar atrás los hábitos de las vacaciones y afrontar las actividades y responsabilidades del año generan cierta ansiedad, tanto en los niños como en los padres. Mucho más si hablamos de una primera experiencia escolar.

La experiencia de ir a la escuela tiene diversas significaciones, según las vivencias y expectativas de cada uno, chicos y grandes.

Un nuevo año escolar es desafío, inquietud, emoción y, particularmente el  inicio de clases, suele activar en los niños diferentes emociones.

Alegría por reencontrarse con sus compañeros y maestros, tristeza porque se acabaron las vacaciones y todo el tiempo libre para jugar y disfrutar con sus papás, enojo por volver a acostarse y despertarse temprano, miedo a comenzar un año nuevo y a separarse de sus papás.

Es fundamental favorecer espacios que propicien la circulación de la palabra, la escucha y la empatía. Es importante poder hablar con los chicos sobre aquello que les preocupa e inquieta, acompañarlos y contenerlos para transmitirles seguridad. Que como adultos nos podamos mostrar entusiastas sobre las nuevas experiencias que tendrán.

Comenzar la transición

Al mismo tiempo se hace necesario comenzar una transición hacia un nuevo ritmo, nuevas responsabilidades, tareas y actividades que comenzarán a establecerse.

La familia tiene que ser una parte activa en la educación de los chicos, estimulando rutinas, favoreciendo hábitos, proponiendo momentos de  diálogos, promoviendo tiempo para el estudio y estrategias de aprendizaje.

La organización en el hogar es un aspecto fundamental. Los cambios que implica la vuelta al colegio deben darse de manera gradual y no brusca. Por ejemplo, volver a reorganizar y establecer poco a poco los horarios y rutinas, realizar las compras de los útiles con los chicos para que preparar la mochila sea una actividad de disfrute. Ir graduando los horarios de descanso paulatinamente, también es clave.

Con los más pequeños jugar poniendo en escena parte de esas situaciones que están por venir, “jugar a la escuela”, “jugar a la maestra”, es un recurso interesante.

Por último es fundamental que se puedan readecuar las expectativas en relación a lo que debería ser un año escolar, porque en general nos encontramos que en Marzo no sólo comienza la escuela sino el ideal que se ha ido construyendo en estos tiempos de la agenda completa.

Nos encontramos con familias que planifican toda una serie de actividades extraescolares que muchísimas veces deja a los adultos intentando sostener una compleja organización extenuante, yendo y viniendo de una actividad a otra sumándose horarios que cumplir, exigencias para sí mismos y sus hijos.

Con esa agenda completa los chicos no encuentran fácilmente tiempo de juego, tiempo de encuentros, tiempo de descanso, tiempo de hacer la tarea. El disfrute por alguna actividad se trasmuta en la obligación por una actividad. Algo más para cumplir.

Cada familia tiene una dinámica distinta, con un estilo propio, y cada niño tiene necesidades diferentes. Es importante establecer prioridades.

En la actualidad se nos impone permanentemente esa exigencia de lo productivo, y queda invisibilizado que detenerse, encontrarse alrededor de una mesa familiar para merendar, tener la posibilidad de desplegar el tiempo que cada niño necesite para responder a las actividades que la escuela le proponga, y poder acompañarlo en ello, tener disponibilidad de encuentros entre los miembros de la familia o con amigos sin que eso quede permanentemente relegado es necesario y productivo.

Por lo que allí se juega, el encuentro, el disfrute y la posibilidad de sostener el empuje que tiene lo deseante.

Lic. Karina Matos Dacal

M.N. 30.910

Sponsors

Nos acompañan